Un cigarrillo

image22

Un cigarrillo, una taza de café, el cliché. No haré más. No esta noche. Quiero verano, delgadez, belleza, viento que refresca, buenas compañías, risas, alterarme un poco la conciencia. Un poco más. ¿Dónde han quedado las noches de fiesta felices? Pero no son sanas esas salidas, me puedo enloquecer y…

Aquí en Bogotá me satisfago menos, mucho menos que antes. No la he pasado realmente bien: ni en las discotecas ni en la cama. Las noches no valen la pena. No vale la pena beber. El frío constante le da a todo una sensación de incomodidad. Para mí. Entonces tengo que anestesiarme más para pasarla bien. Mejor vivir tranquilo, sí. Aquí, en casa.

Ayer fui donde mi primo a llevarle hierba. Me quedé con algo para apalear estos dos días (domingo y lunes feriado) en los que sabía que el plan es descansar. Comí unas ricas costillas, que él preparó. Gracias, primo. Hoy me siento a escribir estas líneas y pierdo la voluntad: enciendo un cigarrillo. Hace dos semanas no fumo tabaco, hace dos semanas no tomo alcohol. Me molesta el oído derecho. Pero un cigarrillo tal vez sea un pequeño placer. Mamá me advirtió hoy en el teléfono que no debo hacerlo. Adivina. Uno solo, para esta soledad.

Advertisements

Author: Anónimo Temporal

Empezaré por un diario de mi propósito de recuperarme, de dejar las drogas y el sexo. Contaré a manera de crónicas historias de mis amores, de los hombres de mi vida. Y hablaré, tal vez, de todo un poco, una especie de columna de opinión semanal.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s