Pequeñas paranoias (o El episodio del martes pasado)

3676453823_a8a57ebac4_bPequeñas paranoias me atormentan por momentos. Aunque trabajo (poco, pero algo) en no darle cabida a la mente, tengo pocas actividades, y mucho tiempo libre, entonces vienen a mí las situaciones recientes, mis relaciones con diferentes personas: le debo dinero a mi primo. Él es quien -debo decirlo-  paga siempre lo mío cuando salgo con él, porque yo vivo sin un peso; le he pedido el favor al marido de Adela que me tome unas fotos para el monólogo que planeo, me avergüenzo de haberlo hecho: él es un fotógrafo muy cotizado, debí haberle dicho a otra persona.

Hace un mes que vengo apaleado con un resfriado que no termina porque salgo alguna noche de la semana a drogarme, a intoxicarme con alcohol, cocaína y tabaco.

El  martes pasado, por ejemplo, cometí otro de esos excesos. El miércoles era feriado en Colombia, celebrábamos el “grito de la independencia”. Moría por salir. Le pedí a mi padre adelantar el dinerillo que me transfiere cada semana. Pero cuando lo hizo ya era muy tarde para irme solo a un bar gay. Casi a la medianoche me llamó mi primo, que sus compañeros de juerga estaban por irse. Fui a verlo. Tomamos whisky, conocimos a unos irlandeses, fuimos a un bar medio clandestino, de rock, en una zona lúgubre del barrio Chapinero, una zona algo “guerrera”, hostil. De ahí, acompañamos a los “irish” a su casa, nos regalaron marihuana. A eso de las siete de la mañana, dejé a mi primo en la suya. Le pedí dinero prestado. Y me vine a mi apartamento. Pedí alcohol. Y empecé a buscar hombres prostitutos. Di vueltas por la ciudad. Fui incluso hasta la casa de un par de estos hombres, pero cuando me abrieron la puerta, no me gustaron. En ambas ocasiones le había pedido al conductor que esperara, yo toqué el timbre, pero cuando salierona  a abrirme y vi que no me gustaban, me subí al auto de nuevo. Terminé metiendo en el cuarto de un negro, pagándole para que me practicara sexo oral.

Mezclo esos episodios con temporadas de encierro de varios días, encierros en los que fumo marihuana constantemente. Mis vías respiratorias no terminan de aliviarse. No hago ejercicio. Algunas veces como menos, pero siempre me tiento y pido algo grasoso.

A veces sospecho que no estoy aprendiendo la lección. Doy vueltas en el círculo de la adicción hace muchos años ya. Debo detenerme. Llevo un tiempo largo sin la rutina del trabajo. ¿Hay algo mal en la forma en la que pido, en la que me relaciono con el deseo? Tal vez se trate sólo de confiar.

Advertisements

Author: Anónimo Temporal

Empezaré por un diario de mi propósito de recuperarme, de dejar las drogas y el sexo. Contaré a manera de crónicas historias de mis amores, de los hombres de mi vida. Y hablaré, tal vez, de todo un poco, una especie de columna de opinión semanal.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s