Tregua (o Tal vez sea una linda noche)

Roce con Adela (pequeña discusión que uno deja pasar), fiesta en la que no conseguí hombre, así que pagué 17 dólares por chupar una pija (negocié bien, no tuve mucha culpa después). Encierro marihuanero. Ensayo también (el monólogo). Y una improvisación que debí grabar para ver si me hacen casting para una telenovela. Y nada. No han llamado. Ya lo había oído: debo parar de pretender que las cosas fueran como yo quiero y aceptarlas tal como son. Vaya si me ha costado sentirme cómodo en esta Bogotá. ¿Estaba predispuesto? Ando leyendo cosas que dicen que uno atrae todo, que uno es el responsable de todo lo que le pasa en la vida. En ese orden de ideas, alguna parte inconsciente de mí ha atraído esto. A veces pienso que rechazo la televisión y por eso no me llaman. No lo sé, llevo todo el día especulando con qué pasa conmigo, con mi forma de actuar, ¿por qué no consigo trabajo aquí, si esto es tan mediocre (ante mis ojos)? Se supone que soy buen actor. Hoy salgo de nuevo. Miércoles. Saldré con la misma camperita. Es deportiva, pero como es negra, se camufla. Me da vergüenza que me vean con la misma ropa siempre. Pero no importa. Tal vez sea una linda noche, tal vez me divierta, tal vez la pase bien sin descontrolar. Tal vez la mente me dé tregua.

Advertisements

Author: Anónimo Temporal

Empezaré por un diario de mi propósito de recuperarme, de dejar las drogas y el sexo. Contaré a manera de crónicas historias de mis amores, de los hombres de mi vida. Y hablaré, tal vez, de todo un poco, una especie de columna de opinión semanal.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s